“ESTRATEGIA DE LA APARIENCIA”

Cuando la política de estado pasa por aparentar lo que no se tiene, a un año de desgobierno.




Todo emprendimiento público o privado estará determinado por un objetivo y para ello, deberá preverse con minuciosa antelación los pasos e instancias para lograrlo. En resumen, la planificación es ineludible para el éxito. Del mismo modo debiera organizarse un estado y decimos “debiera” ya que en el caso de Argentina, estas premisas parecen estar fuera de la organización del estado.

Desde que asumió el Dr. Alberto Fernández las cosas para los argentinos han ido de mal a peor y aunque ello suele acusarse a la herencia de Macri y al efecto de la pandemia acaecida en los primeros tramos del año, cierto es también que no es el único responsable de este descenso irrefrenable. Hay en torno al presidente una estructura de funcionarios, de militantes y del sistema que los sustenta, que forman parte de ese tóxico pasado que ha desvencijado la economía del país. Como suele decir el vulgo popular “nada nuevo bajo el sol”.

Muy ciertamente que la pandemia dificultó aún más la de por sí calamitosa situación socio-económica del país pero, su abordaje como estado ante semejante emergencia extraordinaria volvió a poner en evidencia la ausencia de recursos materiales y científicos disponibles para contrarestar o al menos contener el avance de este virus COVID. Incluso mucho antes de que el primer caso se registrara en el país, Alberto y su gobierno no sabía de qué se trataba.

El impacto de esta pandemia fue catastrófico y ello sirvió para dejar en evidencia las carencias estructurales, la improvisación y la corrupción estructural.

Y es aquí donde se vieron las miserias injustificables de funcionarios y punteros políticos usufructuando de los fondos destinados a contener la desocupación con el IFE, fantochadas mediáticas como la “mesa del hambre” para supuestamente combatir un flagelo en alza y las posteriores maniobras para convertir al delito de usurpación de bienes inmuebles en un presunto derecho social. Ciertamente, una delirancia de los ideólogos oxidados del Kirchnerismo, sector (valga la aclaración) ocupa varios puestos estratégicos de éste estado de cosas.

Asimismo, Fernández hace escarnio de Mauricio Macri y su gente pero, al igual que éste último ha sido parte en la destrucción de los objetivos estratégicos del estado con sus pasadas acciones políticas que demolieron de forma controlada y deliberada sectores del estado para dejarlos así, en una pila de escombros. Uno de estos, sus Fuerzas Armadas. A estas alturas, alrededor del mundo no habrá un solo gobierno o incluso, una sola facción política que pretenda acceder al poder, que cometa la soberana idiotez de destruir sus potenciales estratégicos como son las FFAA, la educación y el desarrollo de la industria, que serán vitales para posicionarse en un mundo altamente competitivo y peligroso.

En este sentido, el regreso de funcionarios como el Agustín Rossi y su planta de asesores parecen demostrar continuar con este despropósito. Fue quien en la gestión de CFK y ocupando el mismo sector (motivado por las rencillas ideológicas) ayudo a desojar aún más la operatividad de las fuerzas llevándolas a un estado de literal inoperancia con consecuencias fatales para cada arma como para muchos de sus componentes humanos. Y en ese plan estaban destinados a seguir, pero la aparición de esta pandemia dejo en evidencia el grado de debilidad y falta de recursos para aunque más no fuera, el ejército auxiliara con la provisión de cocinas de campaña, a la población del conourbano bonaerense.

He allí la demostración de la estupidez y la inconsecuencia con sus supuestas visiones revolucionarias que muchos ignorantes (o mal intensionados) tratan de ligar a Venezuela. Hoy es el mismo Alberto Fernández una contradicción personificada a tal grado, que nadie puede reconocerle un discurso coherente de un día para el otro. El gobierno en sí, es una bola de contradicciones ya que, su ideario es socialdemócrata disfrazado de peronista, su vice es la viuda de un advenedizo gobernador que, disfrazado de progresista seudo revolucionario se llevó muy bien con los gobiernos militares, con los radicales y por supuesto con el Menemismo.

Del mismo modo que sus predecesores, pero con mayor carga ideológica, dedico parte de su gobierno a desmantelar las mermadas estructuras de defensa y seguridad, especialmente las del Ejército, sin dejar de recordar también, que como Carlos Menem, prosiguió con el doble jueguito de una retórica populista “revolucionaria” para la tribuna y por debajo, un acatamiento cerrado y discreto a lo que señalaban Washington y Londres. Fue así como se llego a la actual realidad de indefensión. Denlo por sentado, que el ejército chino y el ruso, prestaron un fabuloso servicio a sus países al prestar el apoyo logístico, científico y médico a su población (en particular a la más remota y aislada) por el simple hecho de que el estado (ese ente maligno para los “liberales”), sus componentes políticos, trabajan en coordinación y continuidad dirigidos por una idea, una agenda estratégica común que va más allá de las rencillas sectoriales y partidocraticas que pudieran existir.

Por el contrario, en Argentina, se debió tocar fondo con la llegada de éste virus para poder entender la importancia del carácter estratégico de estas áreas. Macri y su gobierno lo sintió de lleno con el hundimiento del submarino “ARA San Juan” y pese a haberse enterado inmediatamente de esta luctuosa acción, lo escondieron de la opinión pública por dos motivos políticos evidentes: Simpatía con Londres y la imposibilidad de aunque más no fuese, elevar una queja diplomática atendible y seria sin un respaldo militar respetable. 

En esas circunstancias y atendiendo a la situación de ocupación británica de facto preexistente, quedó muy claro que la Armada no estaba (y sigue estando) en el más mínimo de su operatividad para al menos custodiar sus aguas territoriales ello tiene su mérito, en la última gestión del gobierno Kirchnerista que se encargo de que su flota terminara pudriéndose en las dársenas.

Con Macri, la última señal de total entrega y ausencia de seguridad estratégica se comprobó con la organización de la seguridad del G-20 cuando por falta de aviones de combate y confiables sistemas de defensa antiaérea, el gobierno debió delegar la seguridad del evento y de cada uno de los mandatarios invitados permitiendo el ingreso de tropas y equipamiento de los gobiernos involucrados desatando tras bambalinas, las burlas más disonantes contra la figura del anfitrión y la endémica situación de su país. Ciertamente que con este precedente, Patricia Bullrich quien por entonces era ministra de seguridad conocida por su estrecha sintonía con Israel y la CIA no puede dar catedra de nada.

Fernández hoy por hoy tiene su propio “Waterloo” y su lugarteniente Rossi, ha demostrado no estar a la altura de las circunstancias. Tras comprobar la inoperancia y la falta de recursos materiales de las tres fuerzas –y ante la pésima imagen que ello proyecta al exterior- no le ha quedado más remedio que echar mano de soluciones simplistas y contingentes que no cubren en lo más mínimo las necesidades reales de una operatividad militar mínima a la altura de las amenazas reales que existen. 

Comentarios

  • En el caso de la Armada, los anuncios de una provisión de un avión “P-3 C, Orion” y algunos patrulleros oceánicos “OPV”, parece una tomadura de pelo si no fuera cierto. Estos elementos no cumplen con las exigencias para las necesidades que representa un extenso litoral marítimo aunado a la presencia de una entidad enemiga en el Atlántico sur. Con esto queda más que claro que éste gobierno mantiene la continuidad con las políticas acordadas con Gran Bretaña en aquel deleznable acuerdo de Madrid de 1990 y sus anexos con lo cual, poco puede calificarse de nacional o interesado en defender la soberanía nacional.

    Al parecer la estrategia del actual Ministerio de Defensa para conjurar estas deficiencias estructurales es la reconstrucción de material totalmente desfasado, la compra de resagos y chatarra estadounidense, volviendo a demostrar el círculo vicioso de la ineptitud y amateurismo en el área.

    De este modo vemos una continuidad en la improvisación y el abandono de los objetivos estratégicos regionales y ni hablar de los que debiera tener el país de cara a una conflictiva realidad internacional, lo que a su vez evidencia una ambivalencia y ausencia de objetivos en sus relaciones estratégicas. Tal vez una de las últimas inconsecuencias comunicadas por Fernández que revela esto, sea la referente a una pronta disponibilidad de una vacuna para el Coronavirus, tomando partido en primera instancia por la vacuna rusa “Sputnik V” para luego volcarse a la primera que se halle disponible (como la china, la estadounidense y la británica) sin parecer estar al tanto de las contradicciones y desacuerdos que existen –por la posibles reacciones adversas- entre algunos de los laboratorios occidentales involucrados (el gigantesco farmacéutico “Pfizer” y la alemana “BioNTech”).

    Sobre esto último y que viene ligado al concepto de la defensa integral, desde hace décadas que fue completamente abandonado por el estado.

    En la era del desarrollo de la Inteligencia Artificial (IA) y del conocimiento, que nace en primera instancia en las experiencias del desarrollo y experiencia militar, el gobierno de Alberto Fernández y Cia ofrece como forma de acomodar este desface, viejos sistemas antiaéreos de tubo y aviones inadecuados para la defensa aérea entre otras aberraciones. De este modo, se advierte que solo tiene para mejorar esta área estratégica, la compra de fierros viejos que en un pequeño incidente con alguna fuerza extraña medianamente armada, quedarían reducidos a hierros retorcidos y la consecuente muerte de sus tripulantes.

  • En la Argentina hace décadas que NO hay polítcas de Estado, solo tenemos politicas partidarias que cambian a conveniencia de los gobiernos de turno. Nuestros políticos sólo hacen politiquería tribunera no han sabido consensuar políticas mínimas para establecerlas como políticas de Estado.

Accede o Regístrate para comentar.

desi fuck
fuck xnxx
xxx videos
hdxnxx
indiantube
porn fuck
porn fuck
xvideos xxx