La gente putea pero en el fondo sabe que no hay salida fácil, la prueba es que la dirigente más popular de la oposición es Cristina Fernández.