Página 2 de 2 PrimerPrimer 1 2
Resultados 51 al 59 de 59

Tema: En recuerdo del Gral Don José de San Martín

  1. #51
    Senior Member
    Fecha de Ingreso
    15 sep, 09
    Mensajes
    6,159

    El decisivo rol del bisabuelo de Fernando Oris de Roa, nuevo embajador en EEUU, en la derrota mapuche en el siglo XIX

    Un apellido con historia. El flamante representante argentino en los EEUU es bisnieto del general que destruyó la última resistencia araucana en el sur, y marcó el final de "la Argentina del degüello"

    Por Rolando Hanglin 6 de noviembre de 2017

    Lino Oris de Roa (1845-1920), bisabuelo de Fernando Oris de Roa, recién designado embajador en los Estados Unidos por el presidente Mauricio Macri, fue un destacado oficial del Ejército argentino: se lució tanto en la acción -Guerra del Paraguay, Campaña del Desierto- como en cargos administrativos -de profesor y subdirector del Colegio Militar a jefe de Estado Mayor-. En especial, es recordado por haber sido el encargado de destruir la última resistencia araucana en la Patagonia durante la campaña ordenada por el Congreso de la Nación y comandada por el general tucumano Julio Argentino Roca, luego dos veces presidente constitucional.

    Hace muy poco se cumplieron 130 años de esta campaña, en la que nadie fue exterminado. Ni los blancos o huincas, ni los araucanos ni los tehuelches, aunque las tres etnias tenían toda la intención de eliminarse las unas a las otras.

    Como todos sabemos, los europeos llegaron a América en 1492 y la conquistaron en el siglo XVI, si bien las pampas de entonces no ofrecían mayor interés porque los españoles buscaban oro y plata, no maíz y soja, de modo que la codicia de los conquistadores se centraba en Perú, Bolivia -conocida entonces como Alto Perú- y México. El Río de la Plata era un lodazal solo valorado por su posición estratégica en el mapa, dado que, no existiendo todavía el Canal de Panamá- había que dar la vuelta por el peligroso Cabo de Hornos para llegar al rico territorio de Chile, famoso por sus minas.

    Así pues, la Argentina de entonces, o más bien el Virreinato del Río de la Plata, fue descripta en sus tiempos como Buenos Aires más once ranchos.

    El extraordinario desarrollo de las pampas, donde los pocos vacunos y caballos abandonados por Pedro de Mendoza se convirtieron en rebaños infinitos que tardaban días enteros en pasar frente a los viajeros atónitos, finalmente convirtió a este territorio en una mina de oro… pero de otro tipo. Oro vacuno y caballar. El valor del cuero, la grasa, el sebo y otros elementos, para la naciente industria europea, era infinito. Nació así la Argentina de las estancias.

    Un apartado sobre la palabra mapuche

    Ningún autor que se refiera a la época de los malones -Jorge Rojas Lagarde, Sarmiento, Mitre, el propio Rosas, el benedictino Meinrado Hux (de Los Toldos), Estanislao Zeballos, sea su orientación proargentina o proindia, menciona a los mapuches. La palabra significa hombre de la tierra, pero hasta 1900 no se mencionó jamás a los mapuches sino solamente a serranos, pampas, puelches, pehuenches, ranqueles, borogas, querandíes y otras mil etnias. Los mapuches no existían. En realidad se los conocía como araucanos y poblaban el territorio de Chile, entre los ríos Toltén y Biobío, y desde el Pacífico hasta la cordillera. Todos los partes de guerra e informes de la época hablan de indios chilenos. Se sabe que la porción sur de la cordillera de los Andes es más baja y transitable, de modo que entre los chilenos de entonces y los pobladores de la Pampa y la Patagonia, hasta el mismísimo Nahuel Huapi, había un contacto fluido. Se intercambiaban ponchos, matras, lanzas, platería y otros artículos valiosos. Así como los araucanos dominaban Chile entre las fronteras mencionadas, incluso reconocidas por el altivo imperio español, los tehuelches imperaban en la Patagonia argentina. Eran dos pueblos muy diferentes. Los araucanos correspondían al tipo andino -estatura media, cuerpo robusto, nuca chata-, los tehuelches pertenecían a un tipo enteramente distinto. El antropólogo Rodolfo Casamiquela, último hablante del tehuelche o gunnuna/kenna, dice haber medido estaturas de 2,10 metros. Eran los antiguos patagones, de gran altura.

    Los tehuelches fueron víctimas del alcoholismo, la sífilis y una cierta indolencia en el vivir, mientras que los araucanos de Chile demostraban extraordinario coraje y orgullo militar. Antes de 1810, distintas parcialidades araucanas cruzaron la cordillera: los vorogas de vorohue, los ranqueles instalados en el país de los cañaverales –rancul- y los pehuenches en el reino de las Manzanas, donde florecían los frutales plantados por jesuitas dos siglos atrás. Pero luego aconteció en Chile la "guerra a muerte" entre criollos, indios y sus aliados, formándose hordas encabezadas por los españoles Pincheira y otros bandoleros, que huyeron a la Argentina. Al cabo de unos años, entró al país el cacique chileno Juan Calfucurá -abuelo de Ceferino Namuncurá- con doscientos hombres y, tras pasar a degüello a los loncos o caciques vorogas, obligó a estos indios que habitaban sus toldos en Salinas Grandes, entre La Pampa y Buenos Aires, a optar entre sumarse a la tribu de Calfucurá o sufrir la muerte a cuchillo. Muy pronto el astuto, mítico y valeroso Calfucurá fue considerado el Napoleón de las Pampas, ya que todas las tribus se sometían a sus órdenes. El cacique Coliqueo se llevó algunos vorogas sobrevivientes y acampó cerca de los criollos de entonces.

    La entrada de Calfucurá data de 1830, pero en 1833 se produce la primera Campaña del Desierto encabezada por Juan Manuel de Rosas y Facundo Quiroga, distinguido hacendado de su tiempo. Se considera que hubo cierto guiño de Rosas a Calfucurá para que viniera a vivir aquí. Imposible verificarlo. Treinta años después, diría Calfucurá: "Yo nací en Chile y soy chileno. Ya van a ver los pampas lo que vale la lanza de un chileno. Pero yo estoy aquí desde hace 30 anos porque me mandó llamar el señor gobernador…"

    Omitió aclarar si Rosas lo obligó también a permanecer en la Argentina durante tres décadas, saqueando estancias y secuestrando mujeres. Después de la batalla de San Carlos, donde fue vencido por el general argentino Rivas, murió deprimido el centenario cacique.

    Los araucanos impusieron su bella y sonora lengua en todo el territorio argentino. En la Patagonia, todos los toponímicos son araucanos, como Choele-Choel, Tapalquén, Puichi Mauida, Huinca Renancó. El tehuelche, lengua gutural y difícil de traducir, se ha extinguido. Los tehuelches se han mezclado en gran parte con los araucanos de Chile. Hace unas décadas, algunos antropólogos decidieron llamar mapuches a los originarios de uno u otro lado de la cordillera. Pero no cabe duda de que los araucanos fueron invasores de nuestro país, verdugos de los tehuelches o patagones y autores de incontables malones, esas invasiones de hombres montados, que procedían a arrear toda la hacienda de una comarca, dejándola en la última miseria. Se llevaban miles de animales por la "rastrillada de los chilenos" hasta Choele-Choel, donde procedían a su engorde para luego venderlas en Chile, donde nació una próspera clase comercial gracias a los ranchos incendiados, las mujeres violadas, los gauchos degollados y los niños raptados del campo de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe.

    Para organizar semejante matanza, los araucanos contaron con varios aportes esenciales de origen español: el caballo, que amaestraban maravillosamente, el hierro de los cuchillos y mojarras de las lanzas, el cuero de vaca, el pellón de oveja y el aguardiente o vino.

    Reclamado por la desesperada población del campo, Roca acudió por fin con su campaña. No lo hizo como negocio privado, sino cumpliendo una Ley del Congreso de la Nación y del presidente Nicolás Avellaneda. Combatió los últimos remanentes de una coalición de araucanos chilenos, tehuelches argentinos y bandoleros de distinta nacionalidad, pero lo hizo con la ayuda decisiva del cacique Cipriano Catriel, de Coliqueo y sus lanceros. Argentinos.

    La Campaña del desierto, se supone, comenzó en 1879 y terminó alrededor de 1881. Pero en realidad continuó varios años más, y las batallas finales fueron libradas por el general Lino Oris de Roa.

    El 1° de enero de 1885, los últimos hombres de lanza de Valentín Sayhueque, lonco o cabeza de los pehuenches, se entregaron en el fuerte que hoy es la ciudad de Junín de los Andes. Eran cerca de 3.500 personas, incluyendo hombres de lanza y también chusma, que en lengua mapudungun significa gente que no combate.

    A pesar de ello hay que recordar que, durante los malones, así como las mujeres indias se ocupaban de arrear ganado y robar en las casas, lo mismo que los chiquilines, mientras los conas –guerreros- acribillaban a lanzazos a los varones precariamente armados de fusiles a chispa o cuchillas de cocina, todo el enfrentamiento fue integral. Es decir, un pueblo contra otro pueblo, utilizando todas las armas a su alcance.

    Aquella rendición de Valentín Sayhueque, en 1885, fue el final de la Argentina del degüello y el principio de la Argentina de la carne, el trigo, los puertos y los ferrocarriles. Nos dejó la bella y clara lengua del chilimapu (país de Chile) y una gran población originaria de la Patagonia.

    Todas las naciones han ganado sus territorios mediante la guerra.

    Todos somos originarios de otra parte. Los sicilianos, los chilotas, los irlandeses, los gallegos y los piamonteses.

    Lino Oris de Roa nació en España en 1845. Apenas llegó a Argentina, siendo muy joven aún, se incorporó al ejército. Se iniciaba una brillante carrera militar. Primero, en la guerra del Paraguay y luego en Entre Ríos en las luchas contra López Jordán. Vino entonces una pausa académica, de 1870 a 1876, durante la cual Oris de Roa fue profesor en el Colegio Militar, del que llegó a ser subdirector.

    "Años después cumplió una valiosa campaña de exploración en la Patagonia. Por sus relevantes condiciones se le nombró jefe de las líneas del Río Negro y de la Patagonia, lo que le significó nueve años de residencia continuada en aquellas regiones", dice el Diccionario Histórico Argentino de Piccirilli, Romay y Gianello (Ediciones Históricas Argentinas, 1954).

    El 1° de enero de 1885 tuvo lugar el hecho que tuvo a Oris de Roa como protagonista esencial y que marcó el fin de la Campaña al Desierto, a seis años de su comienzo. Ese día, Valentín Sayhueque (1818-1903) y otros "lonko" llegaron al fuerte ubicado en lo que hoy es Junín de los Andes, con una tropa de 3.200 individuos, mapuches y tehuelches. No habría enfrentamiento sino rendición.

    Ese acontecimiento, hace 132 años, marcó el fin de la resistencia araucana. En el centro y oeste de las actuales provincias de Chubut y Río Negro habían tenido lugar las últimas ofensivas indígenas. Las tropas del ejército argentino que actuaron allí eran comandadas por el entonces teniente coronel Lino Oris de Roa desde la segunda mitad de 1883. Cuatro años después de iniciada la Campaña del Desierto por Roca, seguía la resistencia en esta región.

    Oris de Roa parte de Puerto Deseado al frente de un pequeño contingente de 30 hombres, a mediados de 1883. Durante un año y medio buscará localizar la toldería de Sayhueque, habrá varias escaramuzas con los indios, recibirá refuerzos, construirán un fuerte para proteger a las colonias galesas y finalmente librarán un último combate el 18 de octubre de 1884, cerca del Río Genoa, que concluye con un desbande mapuche y la desorganización general de las tropas indígenas.

    Faltaba capturar al líder -Sayhueque- para lo cual Oris de Roa parte al frente de tres columnas que, como se dijo, no tendrán que entrar en nuevos combates, ya que el "lonko" se entregó el 1° de enero de 1885. Se presentó con más de 3000 efectivos, de los cuales solo 700 eran guerreros, y el resto mujeres, niños y ancianos.

    Tras su regreso de la Patagonia, Lino Oris de Roa ocupó varios cargos de relevancia en el Ejército: fue secretario, ayudante general y jefe de Estado Mayor. Murió en Buenos Aires, el 17 de junio de 1920.

    Sobre el territorio que hombres como él nos legaron construimos una Patria en la que todos los argentinos somos iguales y nuestra República es una democracia.

    Honor al general Lino Oris de Roa.

    https://www.infobae.com/politica/201...he-en-el-sxix/

  2. #52
    Queen of queens : Owner Avatar de La_Emperatriz
    Fecha de Ingreso
    30 ago, 10
    Mensajes
    7,794
    A mediados deL AÑO 1816, San Martín se instaló en el campamento de EL PLUMERILLO, , ubicado en las adyacencias de la ciudad de Mendoza, donde constituyó su Estado Mayor.
    La actividad de San Martín incluyó un complejo plan para engañar al enemigo(guerra de zapa) mediante el envío de espías indígenas y difundiendo el rumor de que cruzaría los Andes por un paso más al sur, lo cual era de mayor factibilidad.
    Los indígenas PEHUENCHES-MAPUCHES, comunicaron estos planes a los españoles de Chile, quienes así dispersaron sus fuerzas y perdieron poder de resistencia.
    El grueso del ejército cruzó los Andes por los difíciles pasos de LOS PATOS en SAN JUAN al mando éste del General José de San Martín y USPALLATA de Mendoza, los cuales eran considerados como imposibles para el cruce, (guiados por baquianos pehueches-mapuches), pero permitían cortar por el centro a las líneas defensivas realistas y dirigirse directamente a CHILE. Debieron atravesar más de 500 km de cordillera y pre-cordillera.

    NEVER GIVE UP!....
    NO FIGURA DENTRO DE MIS OPCIONES RENDIRME!



    Ayúdame a decir la verdad
    delante de los fuertes...Y a no decir mentiras para
    el aplauso de los débiles.”

    Mahatma Gandhi

    El mayor placer de un hombre inteligente es aparentar ser idiota, delante de un idiota que aparenta ser inteligente.

    SI LA VIDA TE DA LA ESPALDA.......TOCALE EL KULO

  3. #53
    Queen of queens : Owner Avatar de La_Emperatriz
    Fecha de Ingreso
    30 ago, 10
    Mensajes
    7,794
    Manuel de Olazábal (1800 – 1872), PARTICIPO EN LA GUERRA DE INDEPENDENCIA Y GUERRAS CIVILES , LLEGANDO AL GRADO DE CORONEL.
    A los trece años se enroló en LOS GRANADEROS A CABALLO
    Participo en elsitio y captura de Montevideo a ordenes de Alvear y lucho contra Artigas.
    Paso a Mendoza y se unio al Ejercito de Los Andes.
    Jose de San Martin, fue padrino de su casamiento y de su 1° hijo, la esposa de Olazabal, fue una de las principales resposables de la confeccion de la bandera del Ejercito de Los Andes.
    Quiere que siga?
    Fue Manuel Olazabal, quien tomara notas en todos los acontecimientos del cruce de Los Andes, como de sus participates y preparativos….

    Como se preparo el cruce de Los Andes.
    Antes de cruzar la cordillera celebró dos parlamentos para pedir permiso para pasar por sus tierras. Mitre redujo el episodio a un momento de la “guerra de zapa” pero fue bastante más que eso. La relación que mantuvo San Martín con expresiones del pueblo mapuche fue muy distinta a la que asumieron aquellos que se hicieron del poder desde 1861 en la Argentina.
    Algunos detalles de esa conducta aparecen en volúmenes como “El Santo de la Espada”, de Ricardo Rojas.
    En verdad, al escritor se valió de las memorias de Manuel Olazábal, subordinado del jefe del Ejército de los Andes, para recrear ciertos acontecimientos.
    Pero lamentablemente, esa información pasó antes por el filtro liberal, eurocéntricos y probritánico de Bartolomé Mitre, que los redujo a una maniobra de la “guerra de zapa” que libraba desde Cuyo el futuro vencedor de Chacabuco.
    En septiembre de 1816 San Martín le había escrito a Pueyrredón, por entonces director supremo de las Provincias Unidas: “he creído del mayor interés tener un parlamento general con los indios pehuenches, con doble objeto, primero, el que si se verifica la expedición a Chile, me permitan el paso por sus tierras; y segundo, el que auxilien el ejército con ganados, caballadas y demás que esté a sus alcances, a los precios o cambios que se estipularán: al efecto se hallan reunidos en el Fuerte de San Carlos el Gobernador Necuñan y demás caciques, por lo que me veo en la necesidad de ponerme hoy en marcha para aquel destino, quedando en el entretanto mandando el ejército el Señor Brigadier don Bernardo O´Higgins”. El párrafo que antecede deja mucha tela para cortar. En primer término, se trata de un documento interno del gobierno de las Provincias Unidas, es decir, no se escribió para que se diera a publicidad. Llama la atención entonces que San Martín reconociera expresamente que para el cruce que proyectaba, debía atravesar espacios territoriales que eran pehuenche (gente del pehuén). Además, planteaba la posibilidad de pagar por el auxilio en animales que necesitaba, intención que también sorprende si se tiene en cuenta que al frente de la gobernación de Cuyo, no tuvo mayores inconvenientes en imponer exacciones forzadas a los sectores económicos más poderosos y que además, requisó miles de animales entre los simpatizantes del absolutismo. Por último, queda en evidencia la importancia que el correntino le atribuía a sus conversaciones con los pehuenche porque en lugar de derivar la tarea de parlamentar a un subordinado, marchó en persona hacia la frontera para cumplir su cometido. Reconocimiento Hay un concepto que sobrevuela las líneas sanmartinianas que los herederos de Mitre no parecen dispuestos a aceptar ni siquiera a comienzos del siglo XXI: el reconocimiento. El militar reconocía que los pehuenche, constituían una instancia política distinta a la rioplatense o chilena y que en función de esa diferencia, era necesario parlamentar. Desde que había llegado al puerto de Buenos Aires, puesto su sable al servicio del Primer Triunvirato, organizado el famoso regimiento de granaderos, marchado para ponerse al frente del Ejército del Norte y asumido la gobernación cuyana, no había tenido necesidad de acordar de igual a igual con nadie ni menos aún, de pedir permisos para cruzar tierras. Puede arriesgarse entonces que el proyecto político que buscó terminar con la independencia y libertad de las diversas parcialidades mapuche maduró mucho tiempo después. Mitre participó en él, claro. San Martín recreó más tarde los acontecimientos que tuvieron lugar en el Fuerte San Carlos (se conocio ese acto como La Consulta) : “el día señalado para el Parlamento a las ocho de la mañana empezaron a entrar en la Explanada que está en frente del Fuerte cada Cacique por separado con sus hombres de Guerra, y las mujeres y los niños a Retaguardia: los primeros con el pelo suelto, desnudos de medio cuerpo arriba, y pintados hombres y Caballos de diferentes colores, es decir, en el estado en que se ponen para pelear con sus Enemigos. Cada cacique y sus tropas debían ser precedidos (y esta es un prerrogativa que no perdonan jamás porque creen que es un honor que debe hacérseles) por una partida de Caballería de Cristianos, tirando tiros en su obsequio. Al llegar a la explanada las mujeres y los niños se separan a un lado, y empiezan a escaramucear al gran galope; y otros a hacer bailar a sus Caballos de un modo sorprendente: en ese intermedio, el Fuerte tiraba cada 6 minutos un tiro de Cañón, lo que celebraban golpeándose la boca, y dando espantosos gritos; un cuarto de hora duraba esta especie de torneo, y retirándose donde se hallaban sus mujeres, se mantenían formados, volviéndose a comenzar la misma maniobra que la anterior por otra nueva tribu”. El relato que legó el prócer americano es bastante más extenso, sólo retendremos algunos párrafos más: “el General en Jefe, el Comandante General de Frontera y el Intérprete, que lo era el padre INALICAN Fraile Francisco y de nación Araucana, ocupaban el testero de la mesa. El Fraile comenzó su arenga haciéndoles presente la estrecha amistad que unía a los Indios PEHUENCHES al General, que éste confiado en ella los había reunido en Parlamento general para obsequiarlos abundantemente con bebidas y regalos, y al mismo tiempo para suplicarles permitiesen el paso del Ejército Patriota por su Territorio, a fin de ir a atacar a los Españoles de Chile, extranjeros a la tierra, y cuyas miras eran de echarlos de su País, y robarles sus Caballadas, Mujeres e Hijos, etc. Concluido el razonamiento del Fraile un profundo silencio de cerca de un cuarto de hora reinó en toda la Asamblea. A la verdad era bien original el cuadro que presentaba la reunión de estos Salvajes con sus cuerpos pintados y entregados a una meditación la más profunda. Él inspiraba un interés enteramente nuevo por su especie”. Al fin, “puestos de acuerdo sobre la contestación que debían dar se dirigió al General el Cacique más anciano, y le dijo: todos los PEHUENCHES a excepción de tres Caciques que nosotros sabremos contener, aceptamos tus propuestas: entonces cada uno de ellos en fe de su promesa abrazó al General, con excepción de los tres Caciques que no habían convenido: sin pérdida se puso en aviso por uno de ellos el resto de los Indios, comunicándoles que el Parlamento había sido aceptado; a esa noticia desensillaron y entregaron sus caballos a los Milicianos para llevarlos al pastoreo; siguió el depósito de todas sus Armas en una pieza del Fuerte, las que no se les devuelven hasta que han concluido las Fiestas del Parlamento”. Alternativas que es oportuno traer a colación, en las vísperas del 17 de agosto. Continuidades hasta el presente En otro de sus párrafos, San Martín apuntó que concurrieron a San Carlos aproximadamente 2000 PEHUENCHES-MAPUCHES . Si bien en su misiva a Pueyrredón apuntaba como principal a Necuñan, es evidente que la centralización política era una idea ajena a la parcialidad pehuenche . Los criollos observaron hasta con cansancio, como una tras otras las diversas “tribus”, recrearon la misma formalidad frente a sus interlocutores. Un rasgo más que perdura hasta el presente: entre las prejuiciosas observaciones del jefe americano puede apreciarse que entre las distintas expresiones del pueblo mapuche, la mayoría numérica no alcanzaba para imponer una determinación a quienes quedaban en minoría. En efecto, los tres lonko que no participaron del entendimiento serían “contenidos” por el resto, pero no asumirían las obligaciones que sí adoptaría el conjunto. En otros parlamentos que contaron con la presencia de testigos o partícipes Winka, la metodología fue similar. Por último, adviértase que es el mayor entre los lonko el que da cuenta de la aceptación, otra constante histórica. ++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++ ++++++++++++++++++++++
    Los pehuenches o gente del pehuén, son un pueblo indígena montañes que forma parte de la cultura MAPUCHE Y HABITA ANCESTRALMENTE A AMBOS LADOS DE DELA CORDILLERA DE LOS ANDES en el centro –sur de Chile y el SUDOESTE de la Argentina
    Habitualmente se caracteriza por basar su alimentación en la recolección de piñones, las semillas de araucaria, que crece principalmente a más de 1000 mmsnm.
    Los actuales pehuenches se identifican como aquella población de cultura mapuche que habita exclusivamente a las orillas del alto Rio Biobio, en la zona y en el área de Lonquimay….En la Argentina existen grupos pequeños de pehuenches en laprovincia de Mendoza (Malargue), Arroyo Los Berros, en Valchetea Rio Negro, y en Alumine, Neuquen,que agrupa al grupo mas numeroso
    Su territorio ancestral abarcaba en Chile desde los Nevados del Chillan, al norte hasta el Volcan Llaima, al sur, encontrándoselos esporádicamente por el norte hasta el Rio Maule.
    En Argentina se extendieron desde el Rio Diamante, al norte hasta el Lago Alumine al sur. Se trasladaban a los valles en invierno y subían a lugares más altos en verano donde en general realizaban la recolección de los piñones entre marzo y mayo.
    LOS MAPUCHES-PEHUENCHES OCUPARON LA FRANJA CORDILLERANA COMPRENDIDA POR CHILE Y ARGENTINA DESDE HACE MAS DE 1500 AÑOS.
    ++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++ ++++++++++++++++++++++++++++++
    COMO ESTUVO FORMADO EL EJERCITO DE LOS ANDES:
    Estuvo formado por cuerpo militar de las Provincias Unidas del Rio de la Plata y tropas exiliadas chilenas en Mendoza .
    El general San Martín conformó el ejército con 3 generales, 28 jefes, 207 oficiales, 15 empleados civiles, 3778 soldados de tropa entrte mulatos y negro, mitad esclavos y soldados chilenos, mas 1200 milicianos , 2000 pehuenches o mapuches que proveyeron caballos y mulas para el cruce, ganado y ruta de cruce ya que eran baquianos, barreteros, gente de sanidad (para hospitales de campaña).
    ++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++ +++++++++++++++++++++++

    MAS LECTURA DE LIBROS DE HISTORIA
    (donde podremos apreciar que los mas ricos eran los mas miserables, mas cobardes, y traidores)
    Definidas las líneas generales del plan de campaña, San Martín inició los trabajos para organizar el ejército con que habría de llevar a cabo la gran empresa, sobre la base de los dos únicos núcleos de tropas que existían en Mendoza:
    el Cuerpo de Auxiliares de Chile, al mando del coronel Gregorio de Las Heras -que fue llevado a Mendoza después de la derrota de Rancagua, en 1814- y las milicias cívicas de la provincia, agrupadas en dos cuerpos de caballería y dos batallones de infantería denominados Cívicos Blancos y Cívicos Pardos.
    Al mismo tiempo que se organizaba el ejército había que atender a la defensa inmediata del territorio, siempre amenazado desde Chile.
    Esta eventualidad obligó a San Martín a aumentar urgentemente los efectivos de los cuerpos mencionados y colocarlos en condiciones de afrontar las tareas de protección más indispensables, para lo cual implantó una especie de servicio militar obligatorio para la provincia de Cuyo.
    El 8 de noviembre de 1814, se creó el Batallón N 11 de Infantería, con los citados contingentes de Auxiliares de Chile más un escuadrón de caballería. A mediados de diciembre, se incorporaron dos compañías del Batallón N 8, procedentes de Buenos Aires, y una compañía de artillería con cuatro piezas, a las órdenes del sargento mayor Pedro Regalado de la Plaza.
    Los efectivos obtenidos hasta entonces (400 hombres y 4 cañones) estaban muy lejos de las mínimas necesidades futuras, lo que indujo a San Martín a disponer la incorporación de nuevas tropas.
    A partir de 1815, el infatigable gobernador de Cuyo aplicó una serie de procedimientos expeditivos para llevar el ejército al pie orgánico exigido por la magnitud de la empresa a realizar y en los que fue auxiliado por el Gobierno de Buenos Aires.
    En el mes de febrero, consiguió que le incorporasen nuevas dotaciones de artillería.
    El 26 de julio, llegaron a Mendoza los Escuadrones 3 y 4 de Granaderos a Caballo, enviados por el Director Supremo, al mando del capitán Soler y del teniente Lavalle, llevando vestuario, equipo y armamento para 400 soldados.
    El 14 de agosto, San Martín recurrió al voluntariado, con lo que obtuvo algunos contingentes apreciables.
    Con los emigrados chilenos organizó la Legión Patriótica de Chile y, faltándole aún 130 hombres para completar los escuadrones de granaderos, publicó el célebre bando: "tengo 130 sables arrumbados en el cuartel de Granaderos a Caballo, por falta de brazos que los empuñen..., que le aportó igual número de voluntarios."
    Hacia octubre de 1815, el incipiente ejército contaba ya con unos 1.600 soldados de infantería, 1.000 de caballería de línea y 220 artilleros, con 10 cañones.
    Mientras aumentaba el ejército, se presentaban problemas de difícil solución, pues había que vestir a las tropas y poner en condiciones de uso al armamento que, en su mayor parte, se hallaba en mal estado.
    Escaseaban, además, la pólvora y las municiones, careciéndose de medios para proveerse de ellas pues las únicas fábricas existentes -en Córdoba y La Rioja- no alcanzaban a satisfacer la demanda del Ejército del Alto Perú.
    El ingenio inagotable de San Martín zanjó en poco tiempo estas dificultades.
    Con el concurso de un emigrado chileno, Dámaso Herrera, muy entendido en mecánica, se transformó el molino de Tejada en batán, accionado por el sistema hidráulico que poseía.
    San Luis contribuyó con bayetas de lana, las que una vez en Mendoza se teñían y se abatanaban hasta el grado de consistencia que se creía conveniente, y de estas bayetas o pañetes se vistió el ejército.
    Del mismo modo, fue creada la maestranza y el parque de artillería, con la hábil dirección de fray Luis Beltrán, gran experto en matemática, física y metalurgia.
    En cuanto a la pólvora, dada la abundancia de salitre en la zona, se instaló un laboratorio con la dirección del ingeniero José Antonio Álvarez de Condarco, obteniéndose un producto de superior calidad y cubriéndose todas las necesidades previstas.
    A estos organismos siguió la creación de otros, no menos importantes: la sanidad fue confiada al doctor Diego Paroissien; la vicaria castrense al sacerdote José Lorenzo Güiraldes; la comisaría del ejército a Juan Gregorio Lemos y la justicia militar, como auditor de guerra, al doctor Bernardo de Vera y Pintado.
    Hasta ese momento, principios de 1816, la campaña sobre Chile no había sido formalizada oficialmente por el Gobierno nacional.
    Como era urgente apresurar su organización con la incorporación de otros 1.600 hombres, la obtención de ganado y dinero para la adquisición de armas, San Martín comisionó a Manuel Ignacio Molina para que se entrevistase con el Director Supremo.
    Como resultado de la gestión, solamente obtuvo una contribución en dinero.
    En marzo de 1816, San Martín solicitó la incorporación de los otros dos escuadrones de Granaderos a Caballo que se encontraban en el Ejército del Alto Perú.
    Al siguiente mes se le enviaron estos granaderos que, al pasar por La Rioja, reclutaron 100 hombres más.
    El Libertador debió sumar a los grandes problemas que tuvo para llevar a cabo su empresa, la incomprensión del Gobierno de Buenos Aires, no muy convencido de las posibilidades de expedicionar a través de los Andes.
    El 3 de mayo de 1816, el Congreso nacional, reunido en Tucumán, eligió Director Supremo a Juan Martín de Pueyrredón.
    Este, ante la insistencia de San Martín, con quien tuvo una entrevista en Córdoba, orientó todos los esfuerzos hacia Cuyo.
    Se activaron los trabajos y esta provincia cordillerana se transformó en una inmensa fragua para forjar un ejército bien dotado que debía abatir el estandarte español en Chile.
    El 1 de agosto, el Director Supremo dio al ejército de Cuyo el nombre definitivo de Ejército de los Andes y San Martín fue designado su general en jefe.
    Para darle una nueva estructura, el Regimiento N 11 fue dividido en dos cuerpos, manteniendo el primer batallón su anterior número y dándose al otro la nominación de Batallón N 1 de Cazadores.
    El Batallón N 8, mediante el reclutamiento de un fuerte contingente de negros, alcanzó a contar con 355 hombres, que pronto fueron aumentados con nuevos aportes de la provincia.
    En noviembre de ese año, San Martín propuso la formación de una compañía de zapadores, considerada imprescindible por la característica topográfica del teatro de operaciones. La propuesta le fue negada, siendo sustituida por plazas de gastadores, las necesarias a cada cuerpo, creándose un cuerpo con los barreteros de minas.
    El Regimiento de Granaderos a Caballo quedó finalmente organizado con cuatro escuadrones de 145 hombres cada uno.
    El quinto escuadrón, formado con personal seleccionado, se transformó en el Escuadrón Cazadores de la Escolta.
    Con los artilleros se creó un batallón de 241 hombres con 18 piezas de diverso calibre. Paralelamente a la organización del ejército fue necesario disponer su mantenimiento, adquirir los materiales de guerra y propender a los recursos para financiar la campaña.
    Los pueblos de Cuyo, a pesar de su pobreza, sintieron exaltado su patriotismo, lo que permitió a San Martín organizar y encauzar la economía provincial para poder cubrir al máximo las necesidades.
    Durante el año 1815, las minas de Pismanta y Huayaguaz proveyeron 27 quintales de plomo y gran cantidad de azufre y las de Uspallata produjeron igualmente plomo y algo de plata.
    De este modo se lograron extraer de Cuyo los elementos para la fabricación de pólvora y los metales para alimentar las fraguas de fray Luis Beltrán.
    La absoluta necesidad de aumentar los ingresos del fisco, dada la insuficiencia de la ayuda del Gobierno de Buenos Aires, indujo a San Martín a ampliar el régimen tributario de la provincia y crear diversos arbitrios: la contribución extraordinaria de guerra o impuesto directo sobre los capitales, a razón de 4 reales por cada 1.000 pesos, que también incluyó a los comerciantes exportadores y de tránsito; el impuesto a la carne de consumo corriente, que produjo unos 6.000 pesos anuales; la contribución patriótica, que aportó 8.700 pesos; la contribución basada "sobre el pie sólido de los producidos por las fincas rústicas", y otra, extraordinaria, de la que consta una recaudación de 9.000 pesos. Se recurrió a las donaciones voluntarias en dinero, ganado y elementos directa o indirectamente útiles al ejército. Los traficantes en vinos y aguardientes abonaron, por propia iniciativa, un derecho de extracción calculado en 2.300 pesos mensuales; el gremio de carreteros aportó una contribución voluntaria de un peso por cada viaje de carreta y la cofradía de Nuestra Señora del Rosario efectuó un donativo en metálico que, sumado al de algunos españoles simpatizantes con la causa de la independencia, alcanzó los 3.940 pesos.
    San Martín dispuso que ingresen al tesoro público los capitales de propiedad del convento de las monjas de La Buena Esperanza; la recaudación de los capitales a censo de las diversas cofradías fundadas en las iglesias y la limosna colectada por la comunidad de la Merced para la redención de los cautivos cristianos.
    En concepto de ingresos eventuales se recurrió a la disminución del sueldo de los empleados públicos prometiendo el reintegro a quienes no lo cediesen voluntariamente; se aceptaron préstamos voluntarios y forzosos; se dispuso el secuestro y confiscación de bienes de los europeos y americanos enemigos de la revolución y de los prófugos en Perú, Chile y otros lugares.
    El renglón de multas produjo ingresos considerables; se procedió a la venta de tierras públicas y se creó una lotería, que el gobierno administraba en el territorio de su jurisdicción.
    Al iniciarse la campaña, San Martín había pedido al Gobierno nacional la aprobación de la hipoteca de 44.000 pesos hecha de los fondos generales de hacienda de la provincia en favor de los prestamistas, de los que 24.000 erogó Mendoza, 18.000 San Juan y 2.000 la Punta de San Luis.
    También obtuvo del comercio de Mendoza un préstamo adicional de 20.000 pesos.
    Fue así como, al conjuro del Gran Capitán, surgieron todos los recursos para organizar, armar, equipar y mantener un ejército.
    Cuando la población de Cuyo ya no tuvo nada para dar, continuó ofreciendo sus propios esfuerzos: las damas cosieron ropas e hilaron vendas; numerosos artesanos prestaron su concurso para las construcciones militares; los carreteros y arrieros realizaron el transporte gratuito de todos los elementos necesarios al ejército. En todo momento las fuerzas reclutadas recibían una cuidadosa instrucción, dirigida personalmente por el general San Martín, la que se intensificó a mediados del año 1816.
    Se estableció un campamento en el paraje llamado El Plumerillo, pocos kilómetros al noroeste de Mendoza.
    En el frente del campamento se despejó un gran terreno que se destinó como plaza de instrucción y, hacia el oeste, se construyó un tapial doble para espaldón de tiro. Al finalizar ese año, la instrucción militar, tanto de las tropas como de los cuadros, había alcanzado un grado de perfeccionamiento no igualado, hasta entonces, por ejército americano alguno. Esta estructura bélica se completó con un Cuartel General, con el Estado Mayor (creado el 24 de diciembre de 1816), con las especialidades (barreteros de minas, arrieros y baqueanos) y con los servicios de vicaria castrense, sanidad, bagajes. Los efectivos de todas las unidades de línea, servicios y tropas auxiliares del Ejército de los Andes, arrojaron un total de: 3 generales, 28 jefes, 207 oficiales, 15 empleados civiles, 3.778 soldados combatientes y 1.392 auxiliares, lo que suma un conjunto de 5.423 hombres. Disponía, además, de 18 piezas de artillería, 1.500 caballos y 9.280 mulas.
    Sólo faltaba al ejército una bandera: el comercio de Mendoza proveyó la sarga, de colores blanco y celeste, con la cual varias damas confeccionaron el estandarte que las huestes redentoras llevaron hasta el pie del Chimborazo.
    ………………………………………… ………………………………………… ………………………………………… ………………….

    Tambien, narran los diversos libros de historia, que el Ejercito de Los Andes estuvo conformado por “pobres, negros, esclavos, mulatos, indios…y sus uniformes fueron cosidos por damas que incluso usaban sus propios vestidos para fabricarlos….El Ejercito de Los Andes FUE POBRE pero con una instrucción de GRANDEZA Y PATRIOTISMO…..las damas, utilizaban sus “eneguas” para fabricar vendas!!!!......
    Los terratenientes ricos, tuvieron que ser OBLIGADOS POR SAN MARTIN para “voluntariamente” aportar dinero para dicha campaña..

    “Dos mil Mapuches ayudaron con caballería, ganado y baqueanos al Gral. San Martín en el cruce de Los Andes. El Parlamento al que cito a los caciques tenía el objetivo además de pedirles permiso para atravesar sus territorios” MEMORIAS DE MANUEL OLAZABAL.


    “Los ricos y los terratenientes se niegan a luchar, no quieren mandar a sus hijos a la batalla, me dicen que enviaran tres sirvientes por cada hijo para no tener que pagar las multas, dicen que a ellos no les importa seguir siendo colonia. Sus hijos quedan en sus casas gordos y cómodos, un dá se sabrá que esta Patria fue liberada por los pobres, y los hijos de los pobres, nuestros indios y los negros que ya no volverán a ser esclavos.
    GENERAL JOSÉ DE SAN MARTÍN
    NEVER GIVE UP!....
    NO FIGURA DENTRO DE MIS OPCIONES RENDIRME!



    Ayúdame a decir la verdad
    delante de los fuertes...Y a no decir mentiras para
    el aplauso de los débiles.”

    Mahatma Gandhi

    El mayor placer de un hombre inteligente es aparentar ser idiota, delante de un idiota que aparenta ser inteligente.

    SI LA VIDA TE DA LA ESPALDA.......TOCALE EL KULO

  4. #54
    Senior Member
    Fecha de Ingreso
    01 sep, 09
    Mensajes
    1,421
    Señora,
    Por que no nos dice con sus palabras que es lo que quiere postular, cual es su idea. Versión abreviada
    O usted cobra por palabras posteadas?

  5. #55
    Queen of queens : Owner Avatar de La_Emperatriz
    Fecha de Ingreso
    30 ago, 10
    Mensajes
    7,794
    Son Uds quienes desvirtuaron MI homenaje al Gral San Martin.

    Vayan a c.a g a .r

    en todo caso, pídale explicaciones al resto, o pídaselas a ud. mismo........NO a mi.
    NEVER GIVE UP!....
    NO FIGURA DENTRO DE MIS OPCIONES RENDIRME!



    Ayúdame a decir la verdad
    delante de los fuertes...Y a no decir mentiras para
    el aplauso de los débiles.”

    Mahatma Gandhi

    El mayor placer de un hombre inteligente es aparentar ser idiota, delante de un idiota que aparenta ser inteligente.

    SI LA VIDA TE DA LA ESPALDA.......TOCALE EL KULO

  6. #56
    Senior Member
    Fecha de Ingreso
    01 sep, 09
    Mensajes
    1,421

    La Emperatriz está nerviosha....?

    Pero qué le anda pasando que anda de tan mal talante....?

  7. #57
    Queen of queens : Owner Avatar de La_Emperatriz
    Fecha de Ingreso
    30 ago, 10
    Mensajes
    7,794
    jajaja..
    Yo?...ando fenómeno!!!....no proyecte su estado, es de mal gusto

    Con respecto a ponerrme "nerviosha"....lo dudo, nada me pone nerviosa y menos un puñado de gerontes p.e.l.o.t.u.d.o.s.

    Ahora, fíjese!
    ASÍ COMENZO MI POST:
    En recuerdo del Gral Don José de San Martín

    “Dos mil Mapuches ayudaron con caballería, ganado y baqueanos al Gral. San Martín en el cruce de Los Andes. El Parlamento alque cito a los caciques tenía el objetivo además de pedirles permiso para atravesar sus territorios” MEMORIAS DE MANUEL OLAZABAL.


    “Los ricos y los terratenientes se niegan a luchar, no quieren mandar a sus hijos a la batalla, me dicen que enviaran tres sirvientes por cada hijo para no tener que pagar las multas, dicen que a ellos no les importa seguir siendo colonia. Sus hijos quedan en sus casas gordos y cómodos, un dá se sabrá que esta Patria fue liberada por los pobres, y los hijos de los pobres, nuestros indios y los negros que ya no volverán a ser esclavos.
    GENERAL JOSÉ DE SAN MARTÍN




    ......ahora dígame quienes lo desvirtuaron y quienes están nervioshos...

    Yo? feliz del otro lado de la cordillera....y 5 dias x mes en baires

    Ud regreso a argentonga bananera?
    vendió sus propiedades en New Jersey y volvió presuroso a su país para invertir en él hasta el último mango que se llevó a fines del PRN?...
    o sólo se dedica a darle consejos a la gente que "la pasa mal" no por vago o planero, sino porque es ahogada por distintos gobiernos mafiosos?

    El punto de inflexión donde se igualan TODOS los gobiernos hasta el que sufren en la actualidad, es el índice de CORRUPCION, COIMAS, LATROCINIO, ESTAFAS, HIPOCRESÍA DEMAGOGIA DE QUIENES REGENTEAN EVENTUALMENTE EL PAÍS.

    Si Ud es tan ferviente defensor del desastre que sufren los argentinos en la actualidad,(y NO es culpa de herencia alguna , sino de su propia inoperancia y manejo del verso) sepa disculpar mi insistencia: porque no regresa permanentemente a su país?..porque no vende lo quee tiene en eeuu, e instala su empresa en su lugar de nacimiento?....Ud debería confiar plenamente en lo que defiende....e invertir en SU PROPIO país...
    De no hacerlo de ese modo, todo lo que dice es simple poesía....es anecdótico....es demagogia pura....bañado con un poco de hipocresia y obsecuencia.

    Al menos, yo, NO me aparto de lo que expreso.....renegue contra la gestión de CFK y me cansé de putearla.....
    y hago lo propio con el actual, a quien considero un cobarde cabrón de morondanga, corrupto, coimero y ladrón.....con la diferencia que NO debo soportarlo por haber cambiado mi punto geográfico de residencia....sin embargo, no tengo una venda en los ojos...cada vez que viajo a argentina es una tortura....
    NEVER GIVE UP!....
    NO FIGURA DENTRO DE MIS OPCIONES RENDIRME!



    Ayúdame a decir la verdad
    delante de los fuertes...Y a no decir mentiras para
    el aplauso de los débiles.”

    Mahatma Gandhi

    El mayor placer de un hombre inteligente es aparentar ser idiota, delante de un idiota que aparenta ser inteligente.

    SI LA VIDA TE DA LA ESPALDA.......TOCALE EL KULO

  8. #58
    Senior Member
    Fecha de Ingreso
    01 sep, 09
    Mensajes
    1,421

    Cada vez mas lejos del tarro

    .....y mas agresiva.

  9. #59
    Senior Member
    Fecha de Ingreso
    01 sep, 09
    Mensajes
    5,986
    Ya estamos varios listos para la caza del mapuche.
    No importa la edad o el género de la presa o en que idioma habla. Sólo hace falta dispararle a la cabeza y dejarlo tirado para alumento de cóndores aguiluchos y cualquier otra ave de rapiña.
    Si es militar Chilote disfrazado de originario vale doble.
    Suerte!!!
    No es lo mismo 8.000 verdades
    Que 22.000 mentiras
    J.J.G.C.

Información de Tema

Usuarios Viendo este Tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Marcadores

Permisos de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •