Ante la aguda crisis socio económica, estamos sin dudas frente a un momento más que crítico y determinante, donde distintos factores confluyen para generar una carga explosiva social que puede desembocar en el peor de los panoramas.
Sin dudas, el gobierno debe dar un fuerte golpe de timón y dejar de estar empecinados en acciones apresuradas, compulsivas e irracionales como lo son los tarifazos, aumentos permanentes, generación de más deudas, y devaluación descontrolada del peso.

Estimo que es más que importante , y lo veo como una última oportunidad de Cambiemos para llegar a buen fin, el inmediato cambio total de su plantes de funcionarios de primera línea empezando por el jefe de gabinete, y los funcionarios de economía ministros y secretarios de primera y segunda línea y remplazarlos por funcionarios que gocen de cierta credibilidad y capacidad para enfrentar tamaña crisis. EL TEMA ES RECUPERAR YA LA CONFIANZA PERDIDA ES EL UNICO INSTRUMENTO QUE PERMITIRÁ LA RECUPERACIÓN ECONOMICA INMEDIATA.
SIN CONFIANZA , TANTO A NIVEL INETRNO COMO EXTERNO, QUE , MUY LAMENTABLEMENTE, ES LO QUE ESTA OCURRIENDO , NO HAY POSIBILIDAD DE RECUPERACIÓN SIERTA.
Con un dólar en torno a los $ 25.- debería seguir el consejo de muchos economistas, y pegar un MAZAZO a los sectores especulativos, y devolver la confianza con un dólar futuro a fin de año como se pregonaba a comienzos de año, en torno a los $ 22.-, eso permitiría “ salvar” en parte a tantos miles de argentinos que confiaron, y se embarcaron en créditos uva , hipotecarios, para la compra de inmuebles y automóviles, que hoy por hoy ,están desesperados y desahuciados ante la imposibilidad de enfrentar los altos aumentos. devaluación, de los últimos días.
Un shock de confianza y recuperación en parte del poder adquisitivo de la moneda tan vapuleada, en valores de entre un $ 20 y $ 22 por dólar, bajaría los altos índices de interés, y frenaría sustancialmente la ola remarcatoria salvaje.
Se debe frenar , ser más pausados y comprensibles en la ola de aumentos de servicios, ya que los constantes tarifazos, solo enloquecen a la gente, al hombre de a pie, al trabajador, al asalariado y al jubilado, que cada día ve que no llega a pagar las necesidades básicas, y no aportan de esta manera a ningún tipo de mejora, ni recuperación económica , y frena la actividad comercial, un claro ejemplo es como han crecido en las últimas semanas la venta de artículos de primera necesidad de marcas de 2da línea, en virtud de la estrepitosa caída del poder adquisitivo.
La gente está agitada, descreída, el país está desestabilizado, si no se actúa con sentido común, decididos pero con prudencia, no hay posibilidad de salir de esta aguda crisis.
Sentido común, es no presionar desmesuradamente a quien cobra 100 para que pague por 150, es imposible.
Es más que importante darle valor a la palabra, a lo que se dice que se condiga con lo que se hace, o subestimar a la gente, no como lo que expresa diariamente Peña que no tiene nada de cierto ni se condice con la realidad, y la gente pierde cada vez más confianza y credibilidad en toda función de gobierno. ES MUY, MUY GRAVE LA PERDIDA SUSTANCIAL DE CREDIBILIDAD COMO ESTA OCURRIENDO.
Ningún país puede funcionar, con improvisación, doble discurso, engaño distorsionando la realidad de manera grotesca subestimando al soberano, e incapacidad y sospecha de deshonestidad de sus funcionarios como está ocurriendo. Esto debe corregirse de inmediato, como así mismo frenar la corrida inflacionaria, donde el ajuste comience por los sectores como la política, por allí debe comenzar el ajuste y no por los pobres jubilados que cobran un mínimo. Eso es sentido común y lo que exige el hombre común. Solo con salir a patear la calle uno tiene idea cabal de lo que acontece y se piensa.
Si a la par de la constante adquisición de deuda, se sigue imprimiendo dinero sin parar, para beneficiar a un sector determinado, como ocurre con prebendas a los bancos, los monopolios del campo, petroleras, mineras, compra de conciencias, y espacio de publicidad apócrifa para tratar de tapar las falencias de gobierno, entre los privilegiados, allí se genera real inflación, eso reduce el crecimiento y la credibilidad.
Actuar dentro de la ley, con una justicia cabal y oportuna es lo que la gente exige!
Si se reduce el gasto superfluo estatal, y prioriza el crecimiento del sector asalariado se aumentará el crecimiento económico, No se crece dándole todos los beneficios a los sectores privilegiados donde se concentra el poder económico, se crece dándole oportunidad al hombre de a pie, quien con un salario digno, tranquilo, quitándole el peso de la angustia de vivir de tarifazo en tarifazo, es donde se produce la reactivación económica.
Un pacto serio, real, sin condicionamientos, de gobernabilidad con la oposición, la industria, los gremios.
Detener de inmediato la devaluación constante del peso Argentino, es darle credibilidad y sustentabilidad a un país. La moneda más que por su valor , da una idea cabal de la historia de un país y su gente, es más que un simple papel…NO HAY DUDAS.