Increíble que un helicóptero preparado para la Antártida haya sufrido la congelación de sus aspas volando en el frío del NOA.
Pero más impresionante es el rumor de que el rescate inmediato fue sólo para los del helicóptero pero no incluyó a los bomberos voluntarios que caminaron toda la noche para llegar hasta los que habían quedado varados en la montaña.