Resultados 1 al 4 de 4

Tema: "La Alameda" está floja de papeles

  1. #1
    Senior Member
    Fecha de Ingreso
    15 sep, 09
    Mensajes
    6,205

    "La Alameda" está floja de papeles

    El peor golpe para Gustavo Vera: salió a denunciar a la IGJ y terminó obligado a reconocer que La Alameda está floja de papeles

    Jun 11 at 1:01pm

    Por Ignacio Montes de Oca

    Gustavo Vera, el líder de la Fundación La Alameda, volvió a perder. Hace un tiempo inició una guerra burocrática contra las autoridades de la Inspección General de Justicia y días atrás perdió la última batalla. Y todo porque los funcionarios le pedían que pusiera los papeles de La Alameda al día, algo que al amigo de Francisco I le resultó suficiente para denunciar que se trataba de un caso de persecución política.

  2. #2
    Senior Member
    Fecha de Ingreso
    15 sep, 09
    Mensajes
    6,205
    Una semana atrás, Andrés Popritkin, abogado de Vera, presentó una denuncia penal contra cuatro empleados de la IGJ por haber filtrado información que, según su punto de vista, vulneraban el Art. 157 del Código Penal. De acuerdo al criterio del jefe de La Alameda y su letrado, Susana Junqueira, Directora de Entidades Civiles de la IGJ, había entregado información a la prensa que perjudicaba la imagen de la fundación. Y de paso, recordaron que la directora estaba en esa repartición desde al año 1979, con lo cual supusieron que era además cómplice de algún delito aun no especificado cometido por los militares y sus socios civiles en esos años. Y luego de averiguar que la hija de Junqueira entró a trabajar en la Jefatura de Gabinete, ya tenían todos los elementos para sugerir que estaban enfrentando una conspiración que reunía a militares golpistas y funcionarios de Mauricio Macri, todos ellos decididos a jugarse a fondo para atacar a La Alameda.

    Vera denunció que, en la conspiración en su contra, participaron varios periodistas. El primero es Luis Majul, quien mostró el 2 de abril pasado los documentos que probaban que La Alameda debía desde hacía varios años los papeles que se le exigen a todas las entidades civiles. Luego, metió en la misma bolsa a Lucia Salinas de Clarín por haber dado detalles de las irregularidades y la detección de inconsistencias por un valor de $3.000.000 en las cuentas de la Fundación la falta de presentación de balances desde hace varios años y hasta la ausencia de los estatutos que permiten saber quiénes son sus dirigentes, además de Vera, y de donde sale el dinero que los financia y en qué lo gastan.

    En respuesta a las notas periodísticas, La Alameda denunció que la cédula de notificación en la que se intimaba a La Alameda y que fuera mostrada por Majul y Salinas, había sido obtenida de manera ilegal ya que fue lanzada por debajo de la puerta de la entidad y no había modo que los periodistas pudieran fotografiarla sin la complicidad de los funcionarios.

    El tercer paso de la conspiración, dicen Popritkin y Vera, estuvo a cargo de los periodistas Nicolás Wiñasky y Luciana Geuna, que tuvieron la misión de repetir la noticia en el canal de noticias TN el siguiente 18 de abril, todo esto por supuesto con el único ánimo de afectar la figura de Vera.

    En realidad, lo que había sucedido es que Vera y el resto de los integrantes de la Alameda se habían olvidado de presentar los papeles de su fundación, tal como lo exige la normativa que rige para las sociedades civiles. Por años, la IGJ no reclamó con mucho ánimo a La Alameda que se pusiera al día, lo cual resultaba sincrónico con su creciente cercanía con el gobierno que designaba a las autoridades encargadas de ejercer ese control sobre los movimientos de la Fundación.

    Con el cambio de signo político, se acabó el jubileo para los miembros de la Alameda. Cuando recibió los primeros pedidos para que su expediente estuviese actualizado, Vera reaccionó con apatía durante casi dos años. La IGJ, al igual como sucede en casos similares, le impuso entonces una pena de 9.000 pesos y el intimó a presentar los papeles que faltaban.

    La Alameda se negó a pagar argumentando que no le correspondía tal penalidad con razones que iban mas por el lado de la política que por la racionalidad burocrática. Ante la negativa constante, la IGJ le informó que la multa no sería económica, sino que haría uso de la atribución que le permitía obligarlos a publicar una solicitada en un diario de gran tirada para informar la falta en la que estaba incurriendo. Eso fue suficiente para que Vera y su gente considerara que estaban ante un evidente caso de persecución política, habida cuenta la enorme gravitación que tiene el líder de la fundación dentro del escenario político. Ni hablar de su vínculo con el actual papa Francisco I, a quien conoce de los tiempos en que era llamado Jorge Bergoglio. O su relación con los jueces federales, como es el caso de Ariel Lijo, con quien tuvo un asunto vinculado a la obtención de máquinas textiles a precio de ganga, pero que fue desactivado tiempo atrás por otro juez federal llamado Claudio Bonadío.

    Convencido que estaba siendo perseguido por su peso como dirigente y que la demanda para que resolviera el faltante de documentos que exige la ley era una excusa para agraviarlo, fue entonces que Vera presentó una denuncia invocando el artículo 157 del código Penal que penaliza a los funcionarios que faciliten la publicación de documentos secretos.

    La batalla de Vera terminó apenas empezó. El 4 de junio pasado, la Cámara Civil letra J de CABA rechazó la denuncia de Vera. En la resolución, dicen que no encuentran motivo para considerar que hubo delito de parte de los funcionarios de la IGJ y que no hay indicios de ninguna conspiración que haya comenzado allá por 1979 con los militares nombrando a Junqueira para atacar a Vera.

    En el fallo, el tribunal dice que “se pretende revertir, limitándose a centrar su resistencia en argumentos que aparecen más efectista que jurídicos, puesto que, con su formulación, más que argumentos de derecho, se intenta hacer prevalecer cuestiones que buscan producir un efecto de impresión en el ánimo del tribunal revisor”. Traducido a lenguaje común, están diciendo que haga lo correcto en lugar de tratar de impresionarlos con sus bramidos conspirativos.

    Ahora, Vera y el resto de los dirigentes de La Alameda deberán detallar el origen de los ingresos que reciben, más allá de las donaciones y los convenios de capacitación con La Policía Federal que se conocen, y el modo en que se administran los fondos que habilitan el funcionamiento de talleres de costura y el comedor que maneja la Fundación.

    La Alameda tiene que ponerse al día, como otras entidades similares. Y lo que es peor, deberá cumplir con la orden que le diera la IGJ para que reconozca públicamente sus errores mediante una nota que saldrá en diarios de gran tirada durante dos días.

    Es decir, Vera deberá admitir su yerro. La crueldad de la justicia es en ciertos momentos como éste, en extremo impiadosa. Pegan justo en el lugar donde mas le duele al infractor.

    https://www.patreon.com/posts/el-peor-golpe-la-19385935

  3. #3
    Senior Member
    Fecha de Ingreso
    01 sep, 09
    Mensajes
    3,757
    Alguien e puede ecirdos cosas 1) cuando la Alameda fue legal y pura en sus acciones; 2) cuando trabajo Vera agachandio el lomo en algun lugar.- Basta no sigo pero tengo pagina para escribir de apriete de la alameda de Vera de lo que le escribí al Papa sobre el etc.-

  4. #4
    Senior Member
    Fecha de Ingreso
    01 sep, 09
    Mensajes
    3,757
    Alguien e puede ecirdos cosas 1) cuando la Alameda fue legal y pura en sus acciones; 2) cuando trabajo Vera agachando el lomo en algun lugar.- Basta no sigo pero tengo pagina para escribir de apriete de la alameda de Vera de lo que le escribí al Papa sobre el etc.-

Información de Tema

Usuarios Viendo este Tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Marcadores

Permisos de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •